Al fin podemos dar la bienvenido a este año 2021, un año que acogemos con muchas ganas y con las esperanzas y las ilusiones depositadas en él y en volver a ser lo que éramos todos antes. No obstante, ya dejando atrás el año 2020, podemos hacer un balance de él, y nos dejó también cosas positivas (no todo iba a ser malo). Comenzamos el año con mucha fuerza, con la ilusión y la alegría de ser al fin proyecto solidario de la Fundación Futurart, teníamos por delante un año muy prometedor cargado de numerosos propósitos, de nuevas metas y de proyectos que, dada nuestra tan corta trayectoria, veíamos que se iban a cumplir como si de un sueño se tratase, pero finalmente llegaron las circunstancias que aún, hoy en día nos acompañan, y tuvimos que cambiar el rumbo. Pero no nos destruyeron esos planes que teníamos tan premeditados para ese año, sino que los dejamos pausados, aguardando el momento de volver a retomarlos, porque muchas veces pensamos que la vida nos dice no, y tan solo nos está diciendo espera.
El año 2020, aunque nos cueste creerlo, nos ha enseñado muchas cosas, hemos aprendido el valor de estar con los nuestros, nos ha acercado a aquellos que teníamos más lejos, hemos aprendido a valorar la importancia de un abrazo, de la unión, de apoyarnos los unos a los otros por una misma causa y nos ha enseñado a sonreír con una mirada. Y en especial, nos ha enseñado que no vale rendirse, que cuando nos flaqueen las fuerzas, siempre tendremos a alguien al lado que nos tienda una mano para ayudar a levantarnos. En Down Talavera, somos muy afortunados, porque todas las familias que forman parte de la asociación han demostrado la valentía y la entereza que tienen para empujar los unos de los otros para que la causa por la que luchamos cada día no decaiga. Y eso es lo que nos impulsa a seguir trabajando, por la lucha de los derechos de las personas con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales, por defender y perseguir a toda costa la plena inclusión de la persona en todas las esferas de su vida, y otorgarle el sitio que como ciudadano de pleno le corresponde en la sociedad.
Este año que hemos dejado atrás, no solo nos ha enseñado la importancia del cariño, el afecto y la compañía de quienes nos rodean, sino que también nos ha mostrado una nueva forma de trabajar. Nos ha abierto la mente a un sinfín de oportunidades que antes quizás no las hubiéramos prestado la más mínima atención, hemos aprendido a la velocidad de la luz en el uso y el manejo de nuevas tecnologías, nos ha especializado en plataforma telemáticas, en recursos y herramientas digitales e interactivas que potencian el aprendizaje desde la distancia, y no sólo nos ha servido a los profesionales este aprendizaje, sino que de igual forma lo han aprendido tanto las familias como los chicos y chicas de la asociación. Han sabido aprovechar al máximo esta “oportunidad” que se nos ha presentado, han demostrado que con esfuerzo y con los apoyos necesarios pueden desarrollar más si cabe todas sus numerosas capacidades y en especial, lo que han demostrado por encima de todo es su capacidad de adaptación hacia los cambios tan repentinos que llegan sin previo aviso. Y en esta fase nos encontramos ahora mismo en la asociación, somos conscientes de que los tiempos han cambiado, que nuestra forma de trabajar es diferente a la que antes llevábamos a cabo, pero esto no significa que sea peor ni mucho menos, tan solo es una nueva forma de trabajar. La asociación continúa llevando a cabo la gran mayoría de las actividades que venia desarrollando anteriormente, las sesiones de intervención especializada individual continúan pero con la diferencia de la incorporación de la modalidad online, siempre se da prioridad al trabajo telemático con el fin de salvaguardar la seguridad tanto de los chicos y chicas que participan así como la de los profesionales, en cuanto al servicio de capacitación se está llevando a cabo la combinación de la modalidad telemática y presencial, en cuanto a esta última, en la entidad se lleva a cabo un estricto protocolo de seguridad frente a la prevención de contagios por la COVID-19, los grupos son reducidos y se mantienen en todo momento la distancia de seguridad ya que contamos con amplias instalaciones, así como el uso obligatorio de mascarillas y gel.
En el caso de servicio de ocio inclusivo, el cual sustenta una parte fundamental del proyecto solidario premiado por la Fundación Futurart, ha cambiado por completo a lo que anteriormente estábamos desarrollando. Ahora se lleva a cabo en su totalidad de manera online, pero se ha reforzado la frecuencia en la que se realiza, ya que, contamos con que la gran mayoría de chicos y chicas que participan en este servicio llevan sin desarrollar actividades de ocio en la comunidad desde el pasado mes de marzo de 2020, lo que supone un gran inconveniente para el bienestar emocional y social de las personas con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales, es por ello la importancia en cual poder socializar, pasar un de aumentar la periodicidad de este servicio, para dar un espacio lúdico y de ocio rato agradable, divertirse y escapar de la monotonía diaria.
Como podéis ver, el año 2020 nos ha enseñado mucho, a pesar de lo que nos lo haya puesto muy difícil hemos podido sacar cosas buenas de todas las adversidades ante las que nos hemos tenido que enfrentar, y estamos convencidos de que este año 2021 aún nos enseñará muchas más y lo comenzamos llenos de ilusión, con la mirada puesta en que cada día que pasa estaremos un poco más cerca de volver a aquello que tanto anhelamos. Mientras tanto, continuaremos con nuestra misión, saltando y esquivando los obstáculos que nos encontremos en el camino y reinventándonos cada día para amoldarnos a los nuevos tiempos y sacar lo mejor de nosotros mismos, teniendo siempre muy presente de donde venimos y hacia dónde queremos ir, que es hacia la inclusión de las personas con Síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales en todos los ámbitos de su vida, y todo ello lo alcanzaremos gracias a la fuerza y al apoyo que cada día nos dan las personas con las que trabajamos, las familias que forman parte de Down Talavera, todos aquellos que confían en nosotros como la Fundación Futurart, y por supuesto, a todos los que dedicáis un rato de vuestro día a leer estas líneas, porque “una sociedad inclusiva depende de todos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here