“Bravo por el Reciclaje” es el proyecto desde hace 21 años de Ricardo Muñoz Bravo, un toledano que decidió dejarlo todo para convertirse en autónomo y aprovechar sus habilidades manuales para formar su taller de reciclaje. Realizaba muebles y otros objetos decorativos como hobby, pero animado por su compañera de batalla Teresa decidieron juntos hacer de la artesanía del reciclaje su estilo de vida. Ricardo trabaja sobre todo el hierro aunque sabe aprovechar el cristal, y otros materiales. Cada año y desde su espacio de arte da vida a nuestros Futuritos de Honor. Unos galardones que este año tienen una relevancia especial.

Ricardo, esta pregunta ya es un clásico. ¿Cuáles fueron sus inicios?
El primer contacto lo tuve en un taller de dibujo en Madrid. Comencé dibujando y pintado, y poco a poco me fue picando el gusanillo de la curiosidad por el mundo de la escultura y artesanía. Siempre, pensé que, tenía un talento especial, y he querido transmitir a través de mis obras, mi experiencia, mis creencias, y sentimientos dando forma a los materiales que trabajo con mis manos. Siento que tienen alma.
¿Qué le ha llevado a la creatividad del reciclaje?
Desde mis comienzos el tema del reciclaje siempre ha estado presente en mi vida. Mi madre, fue una gran recicladora y yo un buen alumno suyo. La educación recibida en casa era la de no tirar y concienciarnos de que las cosas podían tener una segunda vida, creo que a mi generación se nos ha quedado grabado a fuego lo de usar y tirar.
También en mis paseos campestres por Parrillas (Toledo) recogía trozos de hierro de utensilios agrícolas que me sugerían figuras y objetos decorativos y escultóricos. De esa forma tan natural me encontré realizando mi obra con todo tipo de material reciclado que “caía” en mis manos. El valor del reciclaje ha sido desde los inicios una constante en mi vida.
¿Solo trabaja el hierro o también utiliza otros materiales?
La materia prima principal que utilizo es el hierro aunque también he utilizado otros tipos de materiales como la madera y el plástico. Lo ideal del reciclaje es que puedes utilizar todo aquello que como su propio nombre indica RECICLAR con lo cual, todo tiene cabida en este mundo de latas. Debemos de concienciarnos, y dar una segunda oportunidad a todo de una forma sencilla.
En los últimos años Fundación Futurart cuenta con sus manos para crear sus galardones. ¿De qué material están hechos?
La verdad es que nos llegó el encargo por casualidad. Contactaron con nosotros desde Fundación Futurart, nos transmitieron la idea, y de inmediato nos pusimos manos a la obra. Cada año, ponemos nuestro sentimiento para realizar estas piezas en acero, por la fortaleza que representa en sí este metal y en especial los galardones. Es un placer para nosotros haber sido elegidos por esta Fundación talaverana.
¿Qué ha significado para usted dar vida a estos premios Futuritos?
Tienen toda mi admiración. Volver a dar vida a un galardón que ya estaba creado ha sido un reto muy importante por varias razones. La principal, es que con esta obra se reconoce la labor que hacen los empresarios asociados a Fundación Futurart. Vivir el misterio con el que se trata hasta desvelar el nombre de los afortunados, es inexplicable. La verdad es que me gustaría dar ánimo a las empresas para que sigan innovando y trabajando por un mundo mejor y más sostenible.
Con toda la experiencia adquirida a lo largo de su vida artística ¿se ha planteado la docencia?
Lo cierto es que para mis obras necesito mucha concentración y la docencia no está de momento entre mis metas aunque lo compenso con la parte educativa que desde nuestro proyecto “Parque de esculturas Bravo por el Reciclaje” hacemos con los escolares. Se trata de visitas guiadas y talleres de reciclaje que hacemos con los colegios y donde los chicos y chicas tienen la oportunidad de ver las 150 esculturas realizadas todas con materiales reciclados que componen el parque entre olivos centenarios. Yo mismo hago la visita guiada y Teresa los talleres de reciclaje. Inculcar y mostrar a los más jóvenes la importancia del cuidado de su entorno de una forma lúdica y divertida además de concienciarles de la necesidad de reciclar es a mi modo de ver una excelente tarea educativa.
¿Es consciente de su fama en muchos lugares por sus obras?
Es cierto que nuestro proyecto del parque Bravo por el Reciclaje es visitado por muchas personas y cada vez es más conocido. Además de las exposiciones que hago en otros lugares. Cuando creo una obra, utilizo la técnica de la metamorfosis, que consiste en transforma la pieza en una verdadera obra de arte. Creo esculturas que, cuyo objetivo principal es concienciar sobre los residuos que generamos, fomentar la reutilización y el valor del reciclaje.
¿Le han realizado encargos peculiares o insólitos a lo largo de su carrera?
Sí, pero no le doy importancia alguna. Me gustan las cosas simples. La verdad es que es un arte fascinante del que se requiere mucha habilidad y experiencia si pretendes hacerlo bien para que las obras que pares sean reconocidas.
¿Tiene algo que añadir a todo lo hablado? Algún planteamiento, forma de pensar, algunas palabras o dichos para todas aquellas personas que leerán esta entrevista.
Todo lo hacemos con pasión, amor y libertad, y respetando y favoreciendo el medio ambiente. También, les invito a conocer cuando salgamos de todo esto, nuestro proyecto. Estamos en plena naturaleza, y a pocos kilómetros de la ciudad de Talavera de la Reina.


INMA GONZÁLEZ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here