Hace poco más de un año Manos Unidas y por mediación del padre David Rodríguez, tristemente fallecido, y que siempre será recordado por su tesón e incansable labor, hizo llegar a la ciudad de la cerámica un proyecto muy interesante sobre el abastecimiento de agua de una zona cerca de Yaoundé; la capital de Camerún, y un pueblo llamado Nyomo.
La dificultad de encontrar agua potable, hace qué habitualmente muchos de sus habitantes tengan que ser trasladados al hospital de la capital con graves problemas gastrointestinales parásitos, y todo tipo de enfermedades.
Está situación requería una solución inminente, Desde el propio hospital solicitaron ayuda a Manos Unidas con el fin de que colaborara en el proyecto de construcción de un pozo en esta zona tan deprimida, ya que para poder beber agua en buen estado, los habitantes tenían que recorrer muchos kilómetros, provocando que muchas personas bebieran de pequeños riachuelos de agua contaminada, contagiándose así de graves enfermedades.
GRAN TRABAJO EN TALAVERA
El proyecto canalizado por Manos Unidas llegó a Talavera de la Reina y fue acogido con mucho agrado por mucha gente de la ciudad y su comarca que colaboró, y pese a las dificultades originadas por la pandemia, y a muchos eventos que estaban previstos no sé pudieron llevar acabo, al final el empeño de muchos hizo que saliera adelante.
En septiembre se pudo garantizar económicamente el proyecto de construir un pozo de abastecimiento, consiguiendo la importante de 13.640€ para llevarlo a cabo. Proyecto que Manos Unidas puso en marcha y que de aquí a 3 o 4 meses, estará finalizado.
Este año la organización Manos Unidas lo afronta con una nueva campaña “ No siempre el agua cae del cielo”, que vuelve a poner en marcha nuevos proyectos sobre el abastecimiento de agua este bien de todos y que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte y para concienciar a la sociedad sobre cómo su ausencia es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la poblaciones más empobrecidas del planeta. Y es tal como remarca la organización, más de 2.000 millones de personas carecen de agua potable, lo que les impide tener acceso a una alimentación adecuada y suficiente, así como llevar a cabo medidas de higiene básicas; a lo que, en muchos casos les aboca al hambre y la enfermedad. A veces, especialmente en los países más empobrecidos, el agua no cae del cielo y lavarse las manos, un gesto tan cotidiano que puede salvar vidas no está al alcance de todos. El agua es un derecho humano fundamental por el que trabaja Manos Unidas desde hace 61 años y que ahora mismo se ha convertido en una herramienta imprescindible para luchar contra esta pandemia para prevenir y evitar contagios.
Manos Unidas ya está trabajando en estos proyectos, cada cual con una historia detrás emotiva y muy interesante.
Por eso y desde estas líneas os invitamos a colaborar en esta iniciativa solidaria, aportando ideas y creatividad con el fin de conseguir recursos para este proyecto: concursos, exposiciones, conciertos, todo lo que es su momento esta pandemia nos deje y nos `permita hacer, aún con todas las trabas que nos pueda ocasionar, este reto habrá merecido la pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here