¿Te gustaría saber una de las claves fundamentales para que tus mensajes sean potentes? Si es así, sigue leyendo este artículo.
Para aprender el mejor truco para que tu mensaje tenga potencia no necesitas saber neuromarketing, ni neurociencia, ni técnicas de comunicación avanzadas.
Solamente necesitas una cosa: hablar de forma simple, de forma fácil, sin complicaciones.
Durante muchos años se ha pensado que el buen comunicador es aquel que habla mucho de un tema y que lo hace usando un lenguaje complejo.
Puede que eso funcionara en el pasado, pero hoy es lo peor que puedes hacer si tienes que hablar en público o dirigirte a una audiencia por internet o televisión. Porque si lo haces, lo único que vas a conseguir es confundir a las personas que te escuchan. Y de ahí pueden saltar al miedo, la ira y otras emociones que no quieres.


¿Y si hablas claro qué ocurre?
Ocurrirá lo contrario: vas a transmitir confianza. Y cuando hay confianza, en el cerebro de la persona que te escucha ocurre algo fantástico. Yo lo llamo el efecto jamón 5 jotas.
Es ese efecto que se produce cuando ves un buen plato de jamón pasar delante. De esos que sabes que van a salir buenos de verdad. Pues al cerebro le pasa lo mismo. Solo que en lugar de jamón lo que quiere son certezas, y que sean de pata negra.
Precisamente, la certidumbre es la palabra clave en este año 2020. O más bien al contrario. La incertidumbre que ha provocado la pandemia ha hecho que nuestras vidas se tambaleen y que la desconfianza se haya disparado.
Posiblemente este año el jamón tendrá que ser un poco más cortito. Muchas empresas han cerrado, otras apenas se sostienen y las más afortunadas hacen equilibrismo para seguir pagando sueldos y creando riqueza. Cada una aporta su grano de arena al desarrollo económico y social de su ciudad.
Si me has leído alguna vez sabes que me dedico a la comunicación. No se me ocurre una forma más alineada de ser solidario con las empresas de mi entorno, que es compartiendo lo que sé. Y lo que sé es que hacer buen uso de la comunicación es, en estos tiempos, un comportamiento útil para todos.
Y la mejor forma de hacerlo es hablando claro, con respeto, con empatía, pero también con claridad. Una buena comunicación es como un buen jamón, que siempre suma y facilita el entendimiento entre las personas, pero para que salga bueno hay que cuidarlo.
Hace unos días leí en la revista Ethic un artículo de @JAlmagro que me llegó al alma. Decía que “No podemos olvidar que, al final, la palabra es el mayor bien que posee el hombre. La palabra, el concepto, es todo. La palabra sólida, veraz, reflexiva y profunda es el pilar que sostiene el mundo y hace posible todo lo que hacemos. Todo. Quien daña la palabra, destruye el mundo”.
Yo no sé cómo saldremos de la crisis, pero lo que sí sé es que estamos aprendiendo un montón de cosas sobre comunicación que podremos aplicar en nuestro trabajo y en nuestras empresas.
Y una de esas cosas es que para que un mensaje cale y sea potente tiene que aportar certezas. Tiene que ser simple. Desde ahí será más fácil colaborar y trabajar juntos para salir de esta.
Espero que este artículo te sea útil y tengas un final de año feliz y seguro.
Un abrazo.

Curro Trujillo  
Formador y Asesor en habilidades de comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here