Comienzo parafraseando a Charles Darwin “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni las más inteligente, ni la más rápida, sino la que mejor se adapta a los cambios”, me viene que ni pintado para hablar de “cambio y transformación”.

 

Por todos es sabido que una buena actitud y adaptación al cambio siempre ha sido una de las competencias más importantes para una empresa y si me permiten en este momento que nos toca vivir, mucho más, la tecnología está transformando el mundo y por tanto, las empresas, la cuarta revolución industrial ya está aquí: coches autónomos, internet de las cosas, inteligencia artificial, asistentes virtuales, etc.

 

A nivel empresarial el desafío son estas dos palabras que cada día nos resultan más familiares “Transformación Digital” y que va mucho más allá de escanear documentos, estar en redes sociales, tener una tienda online o usar un CRM.

 

Se trata de una transformación aprovechando la aparición de la tecnología para hacernos más ágiles, más flexibles, más eficientes a la par que reducir costes y por tanto, más competitivos y mejor preparados para desenvolveros en un nuevo entorno de mercado, se trata de reorganizar la forma de trabajar y la estrategia en general para mejorar resultados y aumentar beneficios a través de la automatización de procesos, en definitiva la Transformación Digital es un aspecto vital y a tener en cuenta en nuestro próximo plan de negocios para abordar un proceso de cambio que nos permita estar a la altura de nuevos retos utilizando herramientas digitales.

  

Eso sí, siendo la tecnología una palanca muy importante en este proceso de cambio, lo son más, las personas, la cultura de empresa, la visión colectiva de la empresa, al fin y al cabo, la tecnología y las herramientas digitales son el medio. La estrategia y el objetivo lo definen y lo logran las personas. Decía Peter Drucker “la cultura se come la estrategia cada mañana”, ¡cuidado!, sin una cultura de cambio y sin una visión bien definida será difícil llevar nuestra estrategia de trasformación digital a buen fin.

 

 En este contexto, cuanto antes comprendamos lo que está pasando y cómo nos afecta, mejor. Me atrevo a predecir que más pronto que tarde tendremos que abordar este reto, ya que no se puede considerar como una opción, sino como algo necesario para que nuestros proyectos empresariales evolucionen. Aprovechemos la oportunidad que nos ofrece la tecnología y evitemos que se convierta en una gran amenaza.

¿Te resulta interesante? Compartir Futurar con vuestros amigos de facebook

www.fundacionfuturart.es utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

Si, Acepto Navegar